Curarse con la risa

Probablemente hayas oído el dicho “la risa es la mejor medicina”, y si bien la mayoría de nosotros estaría de acuerdo en que la risa ciertamente muchas veces nos hace sentir mejor, probablemente no tomaríamos esto tan literalmente como para pensar que en realidad podría ser prescrito como una forma de medicina.
Sin embargo, aunque el médico probablemente no recomendaría eliminar los dolores y molestias con una carcajada, te sorprenderá saber que la “terapia de la risa terapéutica” es, sin embargo, una forma de terapia que mucha gente puede encontrar muy útil.

risa

En realidad, existen varias formas de terapia de risa y hay varias escuelas de pensamiento que han surgido sobre la base de las influencias positivas de una carcajada.

Una forma popular se conoce como “terapia de humor”, que consiste en sesiones de grupo que utilizan materiales humorísticos tales como libros, espectáculos, películas, cuentos, dibujos animados y mucho más con el fin de estimular la risa. Al mismo tiempo, los practicantes se animan, luego, a hablar sobre sus propias experiencias humorísticas para diseccionar lo que encuentran divertido, y esto es supervisado por un médico.

Aunque la terapia de humor puede ayudar a los participantes a olvidar sus problemas y ayudar a promover las emociones positivas, una debilidad del proceso es que la dificultad se encuentra en la búsqueda de materiales que todo el grupo encuentre divertido. El problema es que el humor es una cuestión muy personal y cada quien encuentra divertido cosas diferentes.

Otras personas tienen dificultad para reír en estos lugares si se sienten “obligados” a hacerlo.

A pesar de todo, sin duda existe un mensaje importante aquí que nos recuerda lo importante que es reírse de vez en cuando.

Anuncios

El jamon serrano y la salud

Los embutidos son considerados como alimentos contradictorios con respecto a si son saludables o no. Pero en cambio el jamón serrano que es un alimento típico de la dieta mediterránea tiene mejores valoraciones a nivel nutritivo.

El jamón serrano varía según su elaboración pero en general es un alimento saludable cuando se consume con moderación.

El jamón serrano le aporta al cuerpo nutrientes como:

-proteínas

-vitamina B1

-sodio

-hierro

-calcio

-fosforo

-magnesio

-potasio

-zinc

-acido fólico

jemonserrano

El jamón serrano, en principio, es bueno para la salud ya que:

-Ayuda en casos de convalecencia y épocas de decaimiento

-Colabora en el tratamiento de la depresión y el estrés.

-La grasa insaturada que tiene el jamón serrano es buena para el cuerpo ya que le aporta energía y cuida la salud.

-Ayuda a prevenir o regular el nivel de colesterol.

-Ayuda a prevenir la osteoporosis y problemas de huesos.

-No tiene demasiadas calorías por lo que si se come moderadamente no se va a engordar.

-Favorece la inmunidad del cuerpo

 

Hay muchos mitos sobre algunos alimentos como el caso del jamón serrano ya que no se tiene claro si es bueno o malo consumirlo según el texto que leas y los argumentos utilizados.

Existen diferentes jamones serranos algunos son un poco mas salados y otros menos por lo que las personas que deben seguir una dieta baja en sodio deben elegir jamón poco salado y a ser posible ibérico y comerlo sólo de vez en cuando.

Las personas sanas pueden comer unas lonchas al día de forma regular que le aportara vitaminas y nutrientes para mejorar su salud.

 

 


Como calmar de forma natural el dolor de ciatica

El nervio ciático es el más largo del cuerpo humano,  cuando se inflama, ya sea por alguna compresión o irritación, la persona sufre mucho dolor empezando por la cintura, bajando a través del muslo de la pierna y finaliza en la rodilla.

En algunos casos la ciática puede tratarse con remedios caseros, aunque es muy importante hacer  reposo por uno o dos días, ya que alivia los malestares. Asimismo no se recomienda el reposo prolongado en cama ya que, la inactividad empeora los síntomas.

Entre alguno de los métodos naturales que pueden prepararse para aliviar el dolor de ciática se puede hacer el que es a base de jugo de papa y de apio, ambas infusiones pueden ser muy útiles para reducir las molestias de la zona afectada. Para realizarlo se debe sacar el jugo a la combinación de papas y apio hasta tener 300 ml de líquido y lo obtenido se toma a lo largo del día.

dolorciatica

El té de apio  también resulta efectivo, para ello se lavan unas cuantas ramas de apio con todo y las hojas se echan en una olla con agua hirviendo, se deja a fuego lento hasta que el agua se ponga verde y se toman dos tazas de esta infusión al día.

También pueden utilizarse algunas compresas para poder aliviar la ciática, se tiene que envolver una bolsa de hielo o un paquete de guisantes congelados en una toalla limpia y se lo aplica sobre las zonas adoloridas por un máximo de 20 minutos varias veces al día.

Luego de dos o tres días, se puede cambiar del frio al calor sobre el área afectada.  Se pueden usar compresas calientes, una lámpara de calor o una almohadilla termica en el ajuste más bajo. En el caso que de que el dolor persista, puede intentarse alternar compresas calientes y frías.

Cuando se sufre este tipo de dolencias puede reducir el dolor del ciático con la cúrcuma. Esta es una hierba que crece como un tallo delgado de color naranja amarillento en el interior, contiene propiedades anti inflamatorias que son popularmente conocidas y es un medio muy eficaz entre todas las hierbas para curar lesiones. Aquí puedes encontrar extractos de cúrcuma con efecto medicinal: http://www.suplments.com/plantas-medicinales/curcuma

La mezcla de turmeric, aceite de mantequilla y hierbas como gaitero longum y raíces del género Allium se utiliza como un medicamento tópico para la curación, aliviar el dolor y para reducir la inflamación. En la antigüedad se mascaba en su forma cruda para reducir el malestar de la tos y es además un ingrediente importante en prácticamente todos los tipos de curry indio.

La compresión del nervio ciático, es la más larga de los nervios en el cuerpo humano, y tiene sus raíces en la columna lumbar extendiéndose a las piernas, y pasando por las nalgas, este puede causar un dolor de ciática muy debilitante para quien lo padece y, en algunos casos, puede llevar a la inmovilidad parcial o completa.

Las hierbas son una parte muy importante de los remedios alternativos para la ciática. La mayoría de las terapias incluyen el hacer ejercicios, la acupuntura, el yoga y la manipulación quiropráctica.  En cambio con el uso natural de la cúrcuma o el turmeric se puede desempeñar el mismo papel que las terapias alternativas y se cumple el mismo objetivo.

En la actualidad no existe un tratamiento único para la ciática o que este recomendado específicamente por los profesionales de la salud. El tratamiento convencional que puede indicarse en algunos casos muy extremos del nervio ciático implica el uso de analgésicos tóxicos que pueden llegar a dañar otras partes del cuerpo. Por este motivo los médicos sugieren una combinación de terapias e indican los métodos naturales como uno de los más efectivos para disminuir los síntomas que produce esta dolencia.


Alimentos que combaten la hipertensión

La hipertensión, también conocida como presión arterial alta, es una condición en la que aumentan las cifras de presión sanguínea. Tener una presión arterial superior a la normal, puede dañar las arterias y provocar un accidente cerebrovascular, así como otras enfermedades cardiacas.

Se trata de un padecimiento común, sin embargo, la mayoría de las personas que la padecen, no saben que la padecen, y puede pasar desapercibida por años.

Controlar esta condición puede requerir de una medicación, una dieta adecuada y ejercicio regular, sin embargo, existen algunos alimentos que nos pueden ayudar a combatir la hipertensión, e incluso pueden ayudarnos a perder peso, un elemento clave a la hora de controlar la hipertensión.

Cereales integrales

Los granos enteros son excelentes fuente de fibra, magnesio y otros nutrientes esenciales necesarios para mantener una dieta sana y equilibrada. Comer alimentos ricos en fibra también mantiene la sensación de saciedad por un período de tiempo más largo.

El trigo sarraceno y el mijo, son dos cereales ricos en potasio, elemento que ayuda a controlar nuestra presión arterial.

Ajo

El ajo es un buen alimento para ayudar a combatir la hipertensión, gracias a sus efectos anticoagulantes. Cuando se pica, también produce una sustancia conocida como alicina, compuesto que resulta antibacteriano y antifúngico. El ajo también ayuda a reducir el colesterol, ejerciendo un efecto protector contra algunas de las consecuencias de padecer hipertensión arterial.

Semillas de lino

Se trata de semillas ricas en fibra, que favorece la saciedad, son ideales para quienes están cuidando la línea, muélelas y espolvoréalas sobre sopas, ensaladas, fruta o zumos naturales. La linaza también ayuda a reducir el colesterol y es rica en ácidos grasos omega-3, que combaten la inflamación.

Plátanos

No sólo son deliciosos, ayudan también a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca. Además son fuente de potasio, que con frecuencia se recomienda en especial a los hipertensos que son tratados con diuréticos.

Patatas

A pesar de que tengan una mala fama debido a su contenido en carbohidratos, las patatas en realidad, son un alimento saludable. Constituyen una valiosa fuente de potasio, que ayuda a disminuir la presión arterial. Además son fuente de magnesio que ayuda a reducir el estrés y mejorar nuestro sistema inmune. Evita consumirlas fritas, prefiere las patatas asadas o cocidas con vapor para aprovechar sus propiedades más saludables.

Semillas de calabaza

Las semillas de contienen zinc. Si llevamos una dieta baja en Zinc inadecuada puede hacer que las arterias pierden elasticidad, lo que resulta en inflamación. Puedes consumirlas entre las comidas, un puñado como un aperitivo, no sólo es delicioso, sino también, saludable.

El pescado azul

Considera incluir el pescado azul en tu dieta, ya que son rica fuente ácidos grasos omega-3, mismos que ayudan a mantener nuestro cuerpo óptimo y saludable. Específicamente los ácidos grasos omega-3 son antiinflamatorios naturales que pueden combatir la hipertensión.

Además, reemplazar la carne roja con las opciones bajas en grasas como el salmón y las sardinas también puede ayudar a mantener un peso saludable.

Anacardos

Pueden resultar útiles cuando hablamos de hipertensión, contienen una cantidad adecuada de sodio, magnesio y potasio para combatir la hipertensión, pero debido a que son ricos en calorías, se recomienda consumir con moderación.

Recomendaciones generales

Algunas otras recomendaciones pueden resultarnos útiles para reducir la hipertensión:

  • Inicia un tratamiento para perder peso, en caso de padecer obesidad.
  • Modera tu consumo de sal.
  • Evita alimentos enlatados, sazonadores, quesos, embutidos, y otros alimentos ricos en sodio.
  • Reduce la cantidad de grasas y aceites que utilizas en la preparación de tus platillos.
  • Evita fumar.
  • Realiza una actividad cardiovascular regularmente, siempre que tu médico no haya recomendado lo contrario.
  • Modera o evita el consumo de alcohol.

Cómo funciona el cerebro cuando no desayunas

 
Así se desprende de una investigación realizada a partir de imágenes del cerebro de 21 hombres y mujeres de peso normal y 25 años de edad. Durante dos días consecutivos, se les mostraron fotografías de alimentos ricos en calorías mientras se les colocaba en un escáner de imágenes de resonancia magnética funcional (MRIf). Se les pidió que calificaran en qué medida les apetecían una serie de alimentos, que incluían chocolate, pizza, verdura y pescado. El primer día se pidió a los voluntarios que no desayunaran antes del escáner, pero al día siguiente se les dio, una hora antes del escáner, un desayuno de 750 calorías basado en cereales, pan y mermelada.
Cuando en el almuerzo se les instó a “consumir todo lo que desearan, aquellos que habían pasado la mañana en ayunas mostraron una predisposición clara hacia alimentos ricos en calorías. Los individuos que no habían desayunado ingirieron un 20 por ciento más calorías.

Los escáneres mostraron que la región del cerebro que podría estar involucrada en la atracción a los alimentos, la corteza orbitofrontal, se volvía más activa cuando el estómago estaba vacío. En definitiva, dejar de comer a primera hora de la mañana vuelve a los alimentos grasos y a los dulces más “atractivos” para nuestro cerebro y favorece una dieta desequilibrada, además de potenciar la voracidad.


¡¡¡EL GRAN ENGAÑO DEL COLESTEROL!!!

Un cirujano reconocido mundialmente expone la verdadera causa de las enfermedades coronarias
 
Nosotros, los médicos, con toda nuestra formación, los conocimientos y la autoridad que uno va adquiriendo, tendemos a aumentar nuestro ego y difícilmente admitimos que nos hemos equivocado. Y sin embargo, tengo que confesar que me he equivocado. Como cirujano del corazón, con 25 años de experiencia, con más de 5000 cirugías realizadas de corazón abierto, hoy ha llegado el momento de reparar el daño mediante los hechos médicos y científicos.He estado formando durante muchos años a otros médicos, de esos a los que luego se etiqueta como “formadores de opinión”.
 
Asediados por la literatura científica, asistiendo de forma continua a seminarios, los creadores de opinión han insistido en que las enfermedades coronarias son el resultado del simple hecho de tener unos niveles de colesterol muy elevados en sangre. La única terapia aceptada ha sido la de prescribir medicamentos para bajar el colesterol y una dieta muy restringida en grasas. Un menor consumo de grasas traería consigo una disminución en la cantidad de colesterol y se reducían las enfermedades coronarias.
 
Cualquier desviación de estas recomendaciones se consideraba una herejía y daba lugar a la realización de malas prácticas médicas. ¡Pero no está funcionando! Estas recomendaciones no son ni científicamente ni moralmente defendibles. El descubrimiento hace unos años de que es la inflamación en la pared arterial la causa real de la enfermedad cardíaca, es lo que poco a poco está dando lugar a un cambio de paradigma en la forma en que son tratadas las enfermedades cardíacas y otras dolencias crónicas.
 
Las recomendaciones dietéticas establecidas desde hace mucho tiempo han provocado epidemias de obesidad y de diabetes, consecuencias que empequeñecen cualquier otra plaga histórica en términos de mortalidad, sufrimiento humano y de graves consecuencias económicas. A pesar de que el 25% de la población toma costosos medicamentos a base de estatinas, y a pesar del hecho de que hemos reducido la cantidad de grasa presente en nuestra dieta, cada vez mueren más personas por enfermedades que afectan al corazón.
 
Las estadísticas de la American Heart Association indican que 75 millones de estadounidenses sufren enfermedades cardíacas, que 20 millones padecen diabetes y 57 millones pre-diabetes. Estos trastornos afectan cada vez a personas más jóvenes, en mayor número cada año. En pocas palabras, sin la inflamación corporal no es posible que se acumule el colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos y se causen de este modo enfermedades cardíacas y apoplejías. Sin inflamación, el colesterol se mueve libremente por todo el cuerpo; es la inflamación lo que hace que el colesterol quede atrapado. La inflamación no es un proceso complejo, se trata simplemente de una reacción natural del cuerpo ante invasores extraños, tales como bacterias, toxinas o virus. El ciclo inflamatorio es una forma de proteger al cuerpo ante invasores bacterianos y virales.
 
Sin embargo, si se expone de forma crónica a nuestro organismo a toxinas o alimentos que el cuerpo humano no está preparado para procesar, se produce entonces una inflamación crónica. La inflamación crónica es tan dañina como beneficiosa una inflamación aguda. ¿Qué persona sensata se expondría de forma intencionada en repetidas ocasiones a alimentos u otras sustancias que sabe le causan daño corporal? Bueno, quizás los fumadores, pero al menos se trata de una decisión voluntaria. El resto nos limitamos a seguir la dieta recomendada, baja en grasas y alta en grasas poliinsaturadas y carbohidratos, sin saber que estamos causando repetidas agresiones a nuestros vasos sanguíneos. Esta agresión repetida produce una inflamación crónica que conduce a la enfermedad cardíaca, a los accidentes cerebro vasculares, a la diabetes y la obesidad.
 
Permítanme que se lo repita: la lesión e inflamación de nuestros vasos sanguíneos está causada por una dieta baja en grasas, algo recomendado durante años por la medicina convencional. ¿Cuáles son los mayores culpables de la inflamación crónica? En pocas palabras, la sobrecarga de hidratos de carbono simples y alimentos muy procesados (azúcar, harina y todos los productos derivados) y un exceso de consumo de aceites vegetales con omega-6, tales como aceites de soja, maíz y girasol, que se encuentran presentes en muchos alimentos procesados.
 
Visualice lo siguiente: un cepillo duro que repetidamente se frota sobre la piel hasta que ésta enrojece y sangra, esto durante varias veces al día, así diariamente durante 5 años. Si se tolerase este cepillado, se produciría sangrado, hinchazón de la zona afectada, que cada vez sería peor a medida que repite la agresión. Esta es una buena forma de visualizar el proceso inflamatorio, y es lo que podría estar pasando en su cuerpo ahora mismo. Independiente de dónde se produzca el proceso inflamatorio, bien interna o externamente, es lo mismo. He observado el interior de miles y miles de arterias. Una arteria enferma se ve como si alguien hubiese cogido un cepillo y lo hubiese frotado varias veces contra las paredes. Varias veces al día, todos los días, los alimentos que comemos producen pequeñas lesiones, sobre las que se producen otras, de modo que es la causa de que nuestro cuerpo responda de forma continua con inflamación. A pesar de que resulta tentador saborear los dulces, nuestros cuerpos responden de forma alarmante, como si un invasor extraño nos declarase la guerra. Los alimentos están cargados de azúcar, carbohidratos simples, o procesados con omega-6, uno de los pilares de la dieta norteamericana durante varias décadas. Estos alimentos nos envenenan lentamente a todos.
 
¿Cómo un simple dulce produce una cascada de inflamaciones que hace que el cuerpo enferme? Imagínese que rocía el teclado con miel; esto es una representación visual de lo que ocurre dentro de la célula. Cuando consumimos hidratos de carbono simples, tales como el azúcar, los niveles de azúcar en la sangre se elevan rápidamente. Como respuesta, el páncreas segrega insulina, cuya misión principal es que el azúcar llegue a todas las células donde se almacena la energía. Pero si la célula está llena, si no necesita más glucosa, se rechaza el exceso para evitar una disfunción de los procesos que se llevan a cabo en su interior.Cuando las células rechazan el exceso de glucosa, se elevan los niveles de azúcar en sangre, aumentando la producción de insulina, y se almacena en forma de grasa. ¿Qué tiene que ver todo esto con la inflamación? La cantidad de azúcar en sangre se controla entre unos valores máximos y mínimos muy estrechos. Las moléculas de azúcar se unen a una amplia variedad de proteínas, que lesionan las paredes de los vasos sanguíneos.
 
Esta lesión repetida de las paredes de los vasos sanguíneos desencadena la inflamación. Cuando sube el nivel de azúcar en sangre varias veces al día, todos los días, es como frotar con papel de lija el delicado interior de los vasos sanguíneos. Si bien no puede observarlo, puede estar seguro de que ocurre así. Lo he visto en más de 5000 pacientes sometidos a cirugía durante los 25 años que llevo ejerciendo. Todos ellos tenían un denominador común: la inflamación de las arterias.
 
Volvamos al asunto de los dulces. Bajo su inocente aspecto, no sólo contienen azúcar, sino que también están elaborados con ácidos grasos omega-6, tales como los provenientes de la soja. Las patatas fritas se fríen con aceite de soja, muchos alimentos procesados se fabrican con ácidos grasos omega-6, para que así tengan más larga duración. Mientras que las grasas omega-6 son esenciales al formar parte de la membrana celular, y así controlar lo que entra y sale de la célula, deben estar en un equilibrio adecuado con los omega-3.Si este equilibrio se rompe por el consumo excesivo de ácidos grasos omega-6, la membrana de la célula produce unas sustancias químicas denominadas citoquinas, que causan directamente inflamación. Hoy en día, la dieta suele producir un desequilibrio muy grande entre estos dos tipos de ácidos grasos. La relación de desequilibrio puede estar en torno de 15:1, o incluso de 30:1 en favor de los ácidos grasos omega-6. Esto produce una enorme cantidad de citoquinas que causan la inflamación. Lo ideal sería una proporción de 3:1 para que fuese saludable. Para empeorar aún más las cosas, el sobrepeso produce una sobrecarga de células grasas que vierten grandes cantidades de productos químicos pro-inflamatorios, lo que se suma a las lesiones causadas por los altos niveles de azúcar en sangre.
 
El proceso que comenzó consumiendo productos dulces se convierte en un círculo vicioso que con el tiempo genera una enfermedad cardíaca, elevada presión arterial, diabetes, y por último, Alzheimer, si el proceso inflamatorio no disminuye. No se puede olvidar el hecho de que cuanto más se consumen alimentos procesados, más se dispara la inflamación, un poco cada día. El cuerpo humano no puede procesar, ni fue diseñado para consumir, los alimentos envasados con azúcar y preparados con ácidos grasos omega-6. No hay otra solución para disminuir la inflamación que consumir los alimentos lo más cercano posible a su estado natural. Para reconstruir un músculo, se deben consumir más proteínas.
 
Para energía elija carbohidratos complejos, tales como los presentes en frutas, verduras y granos integrales.Reduzca o elimine el consumo de los ácidos grasos omega-6, tales como el aceite de maíz y soja, y los alimentos procesados que se han elaborado con estos aceites. Una cucharada de aceite de maíz contiene 7,280 mg de ácidos grasos omega-6; la soja 6,949 mg. En su lugar, utilice aceite de oliva o mantequilla, procedente de animales alimentados con pasto. Las grasas animales contienen menos del 20% de omega-6 y son mucho menos propensas a producir inflamación que los aceites poliinsaturados, de los que se dicen que son supuestamente saludables. No es cierto que las grasas saturadas produzcan enfermedades cardíacas. Tampoco aumentan en exceso los niveles de colesterol en la sangre. Ahora sabemos que el colesterol no es la causa de la enfermedad cardíaca, así que la preocupación por las grasas saturadas resulta absurda hoy en día.La teoría del colesterol llevó a recomendar alimentos sin grasa, con pocas calorías, lo que trajo consigo el consumo de otros alimentos que han causado esta epidemia de inflamaciones.
 
La medicina convencional cometió un tremendo error cuando aconsejó a la gente que evitara las grasas saturadas en favor de los alimentos ricos en ácidos grasos omega-6. Ahora tenemos una epidemia de inflamación de las arterias, que conduce a enfermedad cardíaca y otras muertes silenciosas.
 
Lo que usted puede hacer es consumir alimentos integrales, de los que su abuela sabía, y no esta moda de consumir tantos alimentos procesados. Eliminando los alimentos que producen inflamación y añadiendo los nutrientes esenciales presentes en los alimentos frescos no elaborados, se revertirían los daños en las arterias y en todo su cuerpo.
 
* El Dr. Dwight Lundell es jefe del Servicio de Cirugía Coronaria en el hospital Banner Heart Hospital , Mesa , AZ. Recientemente dejó la cirugía para centrarse en el tratamiento nutricional de las enfermedades cardíacas. Es el fundador de Healthy Humans Foundation, que promueve la salud humana mediante un enfoque que ayude a las Corporaciones a promover la salud. Es también autor de “The Cure for Heart Disease” and “The Great Cholesterol Lie.

¿Cuál es la mejor vitamina para la memoria?

Imagen

Alimentos ricos en vitaminas para agilizar la memoria Las vitaminas son micro-nutrientes que intervienen en todos los procesos fisiológicos, inclusive para agilizar la memoria.

Para obtenerlas y lograr todos sus beneficios, es importante que conozcas cuales son los alimentos ricos en estas vitaminas. Si bien todas las vitaminas del complejo B pueden ayudar a agilizar la memoria, especialmente la Vitamina B6, Vitamina B9, y vitamina B12, ayudan a la formación de glóbulos que transportan oxígeno, mejorando la circulación y nutrición cerebral.

Estas vitaminas se encuentran en alimentos como por ejemplo: espinaca, verduras de hojas verdes, fresas, melón, espárragos y legumbres. Otras de las vitaminas que ayudan a las funciones cerebrales son las vitaminas C, E, y A. Estas vitaminas ejercen una acción antioxidante, reduciendo la formación de radicales libres que afecten la actividad cerebral.

Los alimentos que contienen estas vitaminas son: las fresas, patatas con cáscara, cítricos, kiwi, aceites de origen vegetal, frutos secos, tomate, espinaca, brócoli, lácteos, entre otros. Dentro de todas las vitaminas existentes y disponibles a través de los alimentos, estas son las mejores y las que pueden ayudar a agilizar la memoria. A partir de la alimentación es posible obtener todos los nutrientes para mantener sano a todo el organismo, por ello recuerda poner en práctica una dieta natural y equilibrada.