“A quienes en vida me amaron…”

Imagen

En estos días de crisis y escasez debemos ver cómo ahorramos; hay que evitar gastos superfluos a la familia para cuando llegue ese momento inevitable. Si usted sabe que no hay vuelta atrás, haga lo siguiente y ahórrele mucho dinero a los suyos.

Tome en cuenta que usted aún no ha partido y ya sus familiares están haciendo una vaca para el entierro. Sin embargo, parece que están como apurados, ¿qué hacer entonces? -Vaya enterrando todo lo que se le enferme.

Por ejemplo, si se le hincha un dedo del pie, no lo cure. ¡Córteselo! Y comience a enterrarse usted mismo por partes en pequeños y económicos ataúdes. ¿Le duele una muela? ¡Sáquesela y entiérrela! ¿Le salen verrugas? Córteselas poco a poco y cuando reúna varias, vélelas y entiérrelas.

Así, sin darse cuenta, cuando llegue su momento final, quedará tan poquito de usted que el entierro saldrá baratísimo.

-Si usted cree que le quedan entre seis meses y un año de vida, trate de regresar a la familia que usted abandonó cuando era joven y rozagante. Allí estarán seguramente su ex esposa, vieja y cansada de tanto trabajar para poder criar a sus hijas, pero por esa extraña psicología de las mujeres lo más seguro es que se condolerán de su situación y lo alojarán hasta que usted finalmente sea llamado por el Señor. Este sistema tiene la ventaja de que usted le ahorrará mucho dinero a la otra familia con la que vivió pero ahora, con usted muerto, se enterarán de la existencia de la familia que lo va a enterrar. La rabia de descubrir lo irresponsable que usted fue en vida por lo menos es atenuada al no tener que pagar los gastos funerarios.

Yo, por estas cosas que he reflexionado, he decidido dejar una carta a quienes en vida me aman:

Queridos deudos: lamento mucho que no hayan sido ustedes los que hoy están aquí, acostados e inertes. Sé que todos están asomándose al ataúd viéndome morbosamente para ver si quedé igualito. ¡Claro que estoy igualito! ¿Acaso no soy el mismo? Si no cambié en vida, ¿voy a cambiar ahora? Hablen duro, ríanse de mí, echen sus chistes de muertos, no se escondan para tomar whisky o ron, háganlo descaradamente; pero eso sí, a partir de este momento siempre tómense uno a nombre mío, ya que obviamente no lo podré hacer; pero no duden que yo desde donde esté, es decir, desde aquí, mi alma los estará acompañando con sus espirituosas bebidas.

Aprovechen, mis amigos varones, que andan como zamuros, para apoderarse de mis mujeres, así como en vida yo lo hice con las suyas sin ustedes haber muerto. Lejos de mí está crear intrigas, pero pregunten.

Avisao a las personas que no me gustan, a esas sí las voy a asustar. ¡Estoy tan emocionado por eso! Los voy a volver locos. Lávense bien los pies porque se los voy a jalar todas las noches y voy a decir el nombre de otro muerto que ustedes quieran para que no sepan que soy yo.

Los que quieran rezar, recen, pero no olviden jamás el whisky que me hizo tan feliz. Si quieren cremen mi cuerpo, liguen mis cenizas con whisky y espárzanlas en el cerro, aunque sea de a poquito. 

Nada de dramas. Recuerden que si alguien se ha gozado esta vida, ese he sido yo.

Por último, a los que hoy están contentos con mi partida, lamento decirles que pueden jurar que pronto estaré de regreso como un lindo bebé que ya está en gestación.

 

Anuncios

“Presidente ilusorio”

Espectacularmente inolvidable: la caída y mesa limpia que hizo el “presidente ilusorio” de la oposición que fingió como gobernador de Miranda en la Urbanización Jorge Coll del municipio Maneiro, donde recibió un gran ruego pacífico de ansiedad por su mar interno inundado de necesidades que, padecen en gran parte como pobladores, desamparados del gobierno regional como del nacional, que habitan con deseos preñados en ardientes mareas que le alejan las soluciones a sus problemas que le aquejan y, que prácticamente los mantienen al margen de una debacle de estancamiento que ya no encuentran a que santo implorarle y, él Capriles, les cayó como una bendición del cielo, disfrazado de santo caracol bendito en un fin de semana especial.

Regresó, regresó, con su gran corazón de inocencia que recibe puñaladas coléricas sin discriminación, sostenía una pancarta dudosa que flotaba entre la gente presente y, el venturoso como lo llaman algunos: iba y venía en imágenes alusivas que le alegraban la bienvenida a la isla que ya no se sabe si sigue siendo puerto libre o libre puerto de toda sospecha en que lo caro sigue caro y lo barato no se consigue por ninguna parte, pero al fin sigue anclada todavía al mar de las Antillas con sus trapos y sus delicateses.

Antes de llegar al acto anunciado a su encuentro, se fue al templo de la Virgen del Valle, a rezarle lo que como político impreciso, le reza a ella, no sin antes, fustigarla por su poca colaboración con él en las elecciones que lo dejó a las puertas de la espera de lo que decida el TSJ si es no es o, si hay nuevas elecciones que a la tercera va la vencida y, en ese enredo de votos con la Virgen, le comió el poco tiempo que estuvo allí con su afán de “presidente aspirante” que sigue en veremos…

Más tranquilo y con ánimo crítico de impasividad se despidió no sin antes llenar a la Virgen de deseos que como objetivos precisos de su proceder se los dejó para su posible estudio y cumplimiento que, la Virgen del Valle, debe llevar adelante a su favor como si fuera único para ella que así él lo cree y, osadamente se tiró a la calle a recoger las ofrendas aclamatorias que su fanático público margariteño le tiraba que, en avalancha peregrina se le acercaba a su recorrido de atracción de alcanzar una buena participación de votantes en las próximas elecciones decembrinas y, el tumulto de gentes se lo llevó con la paz que sacó de la iglesia sin arrechera.

Y, después, siguió con el orfeón de sus inquietudes a veces envueltas de estupideces que pasan de largo y, cuando no se estrellan en el camino de las mentiras que va soltando con su garrocha de rabia que no la esconde y, más cuando se refiere al presidente actual de Venezuela que en su miseria de contemplaciones desafina más de la cuenta, pero eso para él es un saludo a la bandera de sus intrigas emocionales.

Con relevancia política de atención: proclamó frente a sus seguidores que estaba casado con Margarita y como tal estaba de luna de miel en un fin de semana que había que sacarle el jugo, aunque fuera de mangos tinos que la jalea de ellos se la tiraría después y, ofreció como buen ofrecedor proceder a la mayor brevedad a desalinizar a la isla y, que cuando él tome el poder, la pondrá a valer más de lo necesario como ha hecho con el estado Miranda que lo lleva en la dirección precisa de alcance mundial distinguido.

Refirió con atino culinario, un día después en el marcado de conejero, frente a un consomé cruzado de guacuco, chipi chipi y, guarura con arepas peladas del aripo que, este gobierno como que quiere que se lo coma el tigre al tratar de ponerle las manos administrativas a las universidades autónomas y, que la anti corrupción que se desarrolla actualmente no tiene sentido que todo eso es como una obra de teatro bien preparado dentro del bla bla bla de calle que de socialismo no tiene nada y, que el acaparamiento y la especulación es pan del cada día de Maduro y, que mientras éste sea presidente no habrá paz, porque la paz es de él.

Los aplausos no se hicieron esperar cuando con solidez soltó primero yo y, después él y, por eso estoy aquí, para inaugurar con mis ojos lo que haya que inaugurar y con su gorra de paciencia desleal se lo tragaron los ingenuos Margariteños que todavía andan buscando el camino que Maduro trafica hace rato en el país.

 

Copiado de: aporrea.org/esteban Rojas


Apenas 356.991 kilómetros separaran a la Tierra de su satélite.

Imagen

Apenas 356.991 kilómetros separaran a la Tierra de su satélite.

Hoy la Luna se acerco a la Tierra a la distancia más corta del año, lo que hará que se vea más grande y brillante y provocará aumento de las mareas.

Según explicó Omar Arias Curatolo, médico físico y profesor de la Universidad Central de Venezuela, una “corta distancia” de 356.991 kilómetros separará a la Tierra de su satélite y por ello se verá aproximadamente 12% más grande que cuando adquiere el menor tamaño posible.

“Nuestra Luna es de gran tamaño comparada con la Tierra, sólo 3,6 veces más pequeña. Esto solo ocurre en nuestro planeta y con Plutón y su satélite Caronte, que es la mitad del tamaño del planeta y está considerado como un sistema planetario doble. Ni tan siquiera Caronte gira alrededor de Plutón, sino que ambos lo hacen alrededor de un punto que se encuentra en el espacio. El tamaño de nuestra Luna y su proximidad hacen que podamos disfrutar de las curiosidades que presenta cada año, es el caso de la super Luna”.

En mayo de 2012, la distancia fue aún más corta, de 355.126 kilómetros, pero habrá que esperar a febrero de 2028 para ver algo similar a lo que ocurrio en esta oportunidad, pues será sólo en esa fecha cuando llegue a los 356.677 km.

“Esta vez será la Luna llena más grande y brillante del año. La distancia a la Luna es variable, ya que su órbita no es circular, sino elíptica. Resulta que cuando se encuentra en su apogeo, a la mayor distancia de la Tierra, se aleja hasta los 406.740 km mientras que en el perigeo, llega a la mínima distancia de 356.410 km. Esto hace que la Luna se vea más grande o más pequeña según la distancia a la que se encuentre de la Tierra”.


Todo el mundo habla de las hormonas. Pero… ¿sabes qué son?

Imagen

Se dice mucho sobre las hormonas: que afectan el estado de ánimo  de las mujeres, que son las responsables del deseo sexual de los adolescentes o tal vez las responsables de ese cansancio que no te puedes explicar. En verdad, ¿sabes qué son las hormonas? Para que no te dejes llevar por habladurías y comprendas de qué se tratan, aquí te contamos cuáles son las principales y por qué son tan importantes para que tu cuerpo funcione bien.

Seguramente has escuchado hablar de las hormonas. A ellas se les atribuyen tantas cosas que finalmente puede parecer que son las responsables de cualquier cambio en tu cuerpo. Pero… ¿qué son, en verdad?

Las hormonas son unas sustancias químicas que produce el cuerpo y que actúan como mensajeras: viajan a través del torrente sanguíneo hacia los diferentes órganos y tejidos, y los ayudan a funcionar de una manera coordinada. Por ejemplo, afectan procesos como el crecimiento y el metabolismo, la función sexual, la reproducción, la reacción al estrés y el estado de ánimo. Y son tan potentes que sólo se necesita una cantidad mínima para provocar grandes cambios. Por eso, la falta o el exceso de alguna hormona en particular puede ser un problema serio y hasta puede poner en peligro la vida.

Las hormonas se producen en las glándulas del sistema endocrino, éstas liberan más de 20 tipos de hormonas diferentes que van directamente al torrente sanguíneo, desde donde son transportadas a otras células y partes del cuerpo.

Entre las principales glándulas endócrinas se encuentran: la hipófisis o pituitaria, la glándula pineal, la tiroides, las glándulas suprarrenales y el páncreas. Presta atención a las hormonas que produce cada una de estas glándulas, pues seguramente has escuchado hablar de más de una de ellas:

•  La hipófisis, ubicada en la base del cerebro, justo debajo del hipotálamo, se considera la parte más importante del sistema endocrino. Se la suele denominar “glándula maestra”, porque produce hormonas que regulan el funcionamiento de otras glándulas endocrinas. Es el caso de la tirotropina (TSH, por sus siglas en inglés), por ejemplo, es una hormona que controla la producción y la liberación de las hormonas tiroideas. La hormona luteinizante (LH, por sus siglas en inglés) y la folículo-estimulante (FSH, por sus siglas en inglés) controlan la función reproductiva y estimulan la producción de las hormonas sexuales.

La hipófisis también produce la oxitocina que estimula la contracción de la matriz; produce la prolactina que inicia y mantiene la producción de la leche materna; produce la hormona antidiurética o vasopresina que influye en la regulación de los líquidos en el cuerpo; produce la hormona del crecimiento (GH, por sus siglas en inglés), que no sólo afecta nuestro desarrollo y crecimiento sino la distribución de la grasa y estimula la producción de las proteínas. Y, finalmente, también produce la adrenocorticotropina (ACTH, por sus siglas en inglés), que controla la producción de las hormonas cortisol y aldosterona que se producen en la corteza de la médula suprarrenal.

•  La glándula pineal se encuentra justo en centro del cerebro. Secreta melatonina, una hormona que probablemente influye en que tengas sueño por las noches y te despiertes por las mañanas.

•  El hipotálamo se encuentra por arriba de la hipófisis y curiosamente su función es producir varias hormonas que regulan a otras hormonas de la hipófisis que son: el factor de liberación de la hormona de crecimiento ( GHRH, por sus siglas en inglés); el factor de liberación de la corticotropina (CRH, por sus siglas en inglés); el factor de liberación de la gonadotropina (GnRH, por sus siglas en inglés), este regula la liberación de la producción de LH/FSH y el factor de liberación de la tirotropina (TRH, por sus siglas en inglés).

•  La glándula tiroides, ubicada en la parte anterior e inferior del cuello, produce las hormonas tiroideas tiroxina y triiodotironina, que controlan la velocidad en la que las células queman el combustible de los alimentos para producir energía (o metabolismo). Participan en el crecimiento y desarrollo de los huesos y desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.

•  Las glándulas paratiroides que son unas glándulas muy pequeñas (del tamaño de un grano de arroz) que se encuentran en el cuello detrás de la tiroides y afectan el metabolismo del calcio, del fósforo y la formación del hueso.

•  Las glándulas suprarrenales son dos, de forma triangular, ubicadas encima de cada riñón. Cada una consta de dos partes que fabrican distintas hormonas con funciones diferentes. La parte más externa, la corteza suprarrenal, produce varias hormonas: los corticoesteroides, que ayudan al cuerpo a utilizar los carbohidratos, las proteínas y las grasas y a disminuir la reacciones inflamatorias del cuerpo, que tienen que ver con el sistema inmunológico (de defensa); la aldosterona, una hormona que regula los niveles de sodio y potasio en el cuerpo y ayudan a mantener la presión arterial y el volumen de sangre y las hormonas androgénicas (o esteroides androgénicos), que cuando llegan a los testículos se convierten en andrógenos en los hombres y cuando llegan a los ovarios, se convierten en estrógenos en las mujeres. La parte más interna o médula suprarrenal produce 2 hormonas que tienen que ver el estrés tanto físico como emocional. La adrenalina o epinefrina, que cuando se libera eleva la presión arterial y la frecuencia cardiaca y aumenta la circulación de la sangre a los músculos y al cerebro, entre otras cosas (eso nos ayuda para reaccionar en los momentos estresantes) y la norepinefrina o noradrenalina, que también aumenta la presión arterial.

•  El páncreas produce una hormona conocida como insulina, que se encarga de controlar el nivel de la glucosa (azúcar) en la sangre y permite que las células utilicen la glucosa como energía. Cuando no se produce suficiente insulina o hay resistencia a la insulina que se produce, la persona desarrolla diabetes.  Y el páncreas también produce una hormona llamada glucagón que es una hormona que estimula al hígado a convertir glicógeno en glucosa cuando los niveles de azúcar en la sangre bajan demasiado para protegernos de la hipoglucemia.

•  Los ovarios producen las hormonas femeninas. Los estrógenos tienen un efecto en el desarrollo reproductivo, promueven la ovulación y son responsables de las características sexuales secundarias de las mujeres, por su parte, la progesterona prepara a la matriz para la fertilización y a los senos para la producción de leche materna.

•  Los testículos producen la hormona masculina que es la testosterona. Esta es la encargada de que se desarrollen y se mantengan las características sexuales masculinas en los varones.

•  El riñón produce unas hormonas que se llaman renina y angiotensina que regulan la presión arterial y otra hormona que se llama eritropoyetina que afecta la cuenta de glóbulos rojos.

Para medir los niveles de las hormonas y determinar si son correctos, se pueden usar distintos tipos de análisis: de sangre, orina, incluso existen algunos (como las pruebas caseras de embarazo) o saliva. El médico o endocrinólogo (así se llama quien se especializas en el sistema endócrino y las hormonas) puede pedirte alguno de estos exámenes si tienes síntomas que sugieren un trastorno hormonal.

Ahora ya lo sabes, no todo es culpa de las hormonas, pero si son muy importantes. Si crees que están afectando tu calidad de vida, consulta a un profesional de salud calificado que pueda asesorarte e indicarte los estudios que necesitas para determinar si tienes alguna condición relacionada con tus hormonas que requiera tratamiento y si es así, sigue las indicaciones de tu médico. Si tienes dudas, pide una segunda opinión de un endocrinólogo(a). 


No hay que ignorar una nueva debilidad muscular

Imagen

No se debe ignorar aquella debilidad muscular nunca antes sentida. Sentir repentinamente debilidad muscular puede ser la señal de un accidente cerebrovascular o de otro problema grave que amerita atención médica.

 Aquel debilitamiento que se presenta de manera más gradual puede relacionarse con varias enfermedades. Sin embargo, cualquiera que sea la causa, perder fuerza puede contribuir a mayor riesgo de sufrir caídas, menos fortaleza ósea y ganancia de peso.

El movimiento muscular empieza con una señal cerebral que viaja por la médula espinal, atravesando las vías nerviosas y zonas donde se conectan los nervios con los músculos. Cualquier interferencia en las vías puede derivar en debilidad muscular. Las causas de dicha interferencia pueden ser:

• Enfermedades del cerebro o de la médula espinal. El deterioro cognitivo, los temblores, la rigidez, los espasmos musculares y la hiperreflexia son algunos signos de enfermedad del cerebro o médula espinal. Un accidente cerebrovascular o los trastornos cerebrales, como la enfermedad de Parkinson, pueden provocar debilidad y dificultar la coordinación o inicio del movimiento muscular. Una resonancia magnética puede ayudar a diagnosticar muchas afecciones que afectan el cerebro y la médula espinal.

• Daño a los nervios periféricos. Esto puede interrumpir las señales enviadas por el cerebro y se presenta en varias zonas del cuerpo. Además de la debilidad, el daño nervioso también puede ocasionar pérdida de la sensibilidad y disminución de los reflejos y del tono muscular. Cuando se sospecha una neuropatía periférica, los análisis de sangre pueden servir para identificar la afección subyacente, tal como la diabetes, una enfermedad inflamatoria o genética y/o una deficiencia nutritiva.

• Problemas de la unión entre nervios y músculos. Las enfermedades que se encuentran dentro de esta categoría incluyen a la miastenia gravis y al síndrome de Lambert-Eaton, que generalmente ocasionan debilidad. Dicha debilidad aumenta con la actividad de un grupo muscular en particular. Las características de la enfermedad incluirían descenso del párpado, visión doble, arrastrar el habla y dificultad para tragar y respirar.

• Enfermedades musculares. La debilidad puede ser producto de una enfermedad muscular sin participación de los nervios. Entre los ejemplos de estas afecciones están las enfermedades inflamatorias, como la polimiositis y la dermatomiositis.

• Otras enfermedades. A veces, la debilidad es el signo de una enfermedad no diagnosticada, como la artritis reumatoide, el lupus, la enfermedad de Lyme o la diabetes. Muchas otras afecciones también pueden contribuir a que una persona sienta debilidad, entre ellas, los problemas del sueño, la depresión, el dolor y una enfermedad crónica.

De todas las causas para debilidad muscular, el mal estado físico es la más común. Afortunadamente, casi todos podemos hacer algún tipo de ejercicio para mantener o recuperar la fuerza muscular.


Las enfermedades mentales más comunes comparten el mismo ADN

Imagen

El autismo, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el trastorno bipolar, la esquizofrenia y la depresión clínica comparten algo más que estar en la categoría de enfermedades mentales. Tradicionalmente consideradas condiciones diferentes, estos desórdenes comparten un mismo origen genético.

Esta es la primera vez que se descubren variantes genéticas específicas que se cruzan entre estas enfermedades en la que se considera la investigación más grande que se ha realizado sobre genética y enfermedades mentales.

Anteriormente se había demostrado la existencia de una relación entre la esquizofrenia, una enfermedad que se manifiesta por la falta de conexión con la realidad y el trastorno bipolar, una condición en la que se alternan episodios de depresión severa con episodios de euforia. Incluso, hace muchos años, el autismo se conocía como esquizofrenia infantil. Fue en los años setenta que se diagnosticó como autismo, un trastorno diferente a la esquizofrenia.

En esta oportunidad, los autores del estudio del Hospital General de Massachusetts en Boston analizaron desde el año 2011 los genomas o mapas de genes de más de 60,000 personas. De esas, 32,000 sufrían de alguna de estas cinco enfermedades mentales y las restantes 28,000 no tenían ningún trastorno. Los científicos buscaron encontrar diferencias en un único bloque de ADN.

Sorpresivamente, se encontraron con trazos similares de ADN en estas cinco enfermedades. Esto, según los expertos, es una gran pista, pues sugiere que una falla genética en el desarrollo del cerebro puede conducir a que se desarrollen una lista de síntomas de enfermedad mental, influenciados, quizás por otros genes y también por el ambiente.

De cualquier manera, esta investigación abre la puerta para una nueva manera de entender las enfermedades mentales y abordar su tratamiento, no como una condición independiente sino interrelacionada. Sigmund Freud tenía razón cuando definió a la esquizofrenia como un conjunto de enfermedades.  Todo parece indicar que en el ámbito de las enfermedades mentales, todo está conectado.


La importancia de la limpieza del sistema linfático.

Tu sistema linfático es la parte de tu sistema inmunológico que utiliza glóbulos blancos para limpiar el fluido residual alrededor de tus células. Consiste en médula, nódulos linfáticos, fluido linfático y vasos, el bazo y las amígdalas. Si el sistema linfático es incapaz de funcionar adecuadamente, el resultado podría ser una enfermedad degenerativa crónica, desequilibrio hormonal y supresión del sistema inmune. Existen varios métodos para limpiar el sistema linfático y mantenerlo funcionando adecuadamente.

Dale a tu cuerpo un soplo de aire fresco con la limpieza de este sistema vital, pero a menudo pasado por alto.

¿Quieres sentirte saludable? Muchos médicos recomiendan la limpieza, una práctica milenaria utilizada en la medicina holística. Cuando se menciona a la limpieza, la mayoría de la gente, por lo general piensa en la eliminación de las toxinas del hígado y de los intestinos, lo cual es sin duda muy valioso para la salud. Pero hay una limpieza igualmente importante, la limpieza del sistema linfático. Ya sea que estés sufriendo de dolores y molestias, inflamación, hinchazón o depósitos de grasa, la limpieza del sistema linfático, una o dos veces al año a menudo puede ser la diferencia entre una vida saludable y una vida en desequilibrio.

El sistema linfático es la estructura anatómica que transporta la linfa (enlace) unidireccionalmente hacia el corazón, y es parte del aparato circulatorio. En el ser humano, está compuesto por los vasos linfáticos, los ganglios, los órganos linfáticos o linfoides (el bazo y el timo), los tejidos linfáticos (como la amígdala, las placas de Peyer y la médula ósea) y la linfa. Estos elementos del sistema linfático trabajan juntos para llevar los desechos celulares en el torrente sanguíneo. El sistema linfático se encarga de las toxinas que entran al cuerpo a través de fuentes externas, como los alimentos o la contaminación del aire, pero también se ocupa de las toxinas producidas internamente (endotoxinas) que son el resultado de procesos metabólicos normales del cuerpo.

Aprende acerca de los ganglios

Un estudio realizado por Elisabeth Dancey, MD, autor de The Cellulite Solution (St. Martin’s Press, 1997), encontró que las mujeres con celulitis mostraron deficiencias del sistema linfático. Otro estudio encontró que el 80 por ciento de las mujeres con sobrepeso tienen sistemas linfáticos lentos y poder conseguir que este sistema funcione correctamente es la clave para facilitar la pérdida de peso y conseguir sensaciones de bienestar.

Si el sistema linfático es ineficiente, puede generar depósitos de grasa o celulitis o hacerte experimentar dolores y dolores. Por el contrario, si se mejora la capacidad de limpieza del sistema linfático, será capaz de “barrer” las toxinas que están vinculadas al dolor, celulitis, depósitos de grasa y algunos trastornos autoinmunes.

Un sistema linfático sano también ayuda a purificar la sangre a través de la mayor masa de tejido linfático en el cuerpo, el bazo. El bazo actúa contra la infección y destruye los glóbulos rojos desgastados en el cuerpo.